23.7.17

La “segunda ola” feminista no fue blanca

Vía Letras Libres.

La historia del arte feminista es una que sabe corregir sus recuerdos: las artistas afroamericanas, chicanas, mexicanas iniciaron en el feminismo al mismo tiempo que las artistas blancas y estadounidenses.

Por Sandra Barba



Hay certezas de las que no podemos fiarnos porque nos llevarían a concluir, entre otras cosas, que en la “segunda ola” del movimiento feminista se enfilaron solamente las mujeres blancas y estadunidenses, universitarias y de clase media que conocemos de sobra y, ya encarrerados, a afirmar que fue mucho después que aparecieron las afroamericanas, chicanas, mexicanas. Ellas empezaron en el feminismo al mismo tiempo que las blancas: 1970, 1971, 1973, 1974, 1984 son las fechas que lo confirman.

Las Mujeres Muralistas ya pintaban en 1973 las paredes del barrio latino de San Francisco. Cuenta Terezita Romo que, cansadas de que el muralismo chicano fuera otra “provincia de los hombres artistas”, Patricia Rodríguez, Graciela Carrillo, Consuelo Méndez e Irene Pérez pintaron la puerta de un garage del Balmy Alley, un callejón que hoy es un conocido por sus muros que se convirtieron en una colección de arte público. En sus entrevistas con Romo, el colectivo de mujeres explicó que quiso apartarse de los temas y la iconografía de los artistas chicanos. “Todos los héroes eran hombres. Parecía que los acontecimientos históricos sólo le ocurrían a los hombres” y por eso en el centro del mural Latinoamérica se ve a un par de mujeres indígenas criando a sus hijos, mientras que a la derecha aparecen otras –¿una de ellas, estudiante?– junto a los hombres y formando, como ellos, parte de la esfera pública. También están en uno y otro extremo, vestidas con trajes típicos, en el campo y en alusiones al pasado prehispánico: si la consigna del movimiento chicano fue introducir la historia de México en Estados Unidos, la de las chicanas fue que esa historia no excluyera a las mujeres.

Un par de años antes, las afroamericanas dieron la misma batalla. Excluidas del brazo estético de las organizaciones, Kay Brown, Dindga McCannon y Faith Ringgold fundaron el colectivo Where We At y montaron su propia exposición: “nosotras hicimos el catálogo, volantes con las fotos de todas y un resumen de cada obra. Fue una gran inauguración, se convirtió en un evento mediático: de pronto, las artistas negras fueron descubiertas”, recuerda McCannon.

Incluso un año atrás, en 1970, Michele Wallace y la misma Ringgold circularon un manifesto que denunció “la exclusión de las mujeres negras de TODAS las exposiciones”, pues éstas solían reconocer a unos cuantos de sus colegas consagrados –token niggas, los llamaron Wallace y Ringgold–, sin considerar el trabajo que ellas hacían. El documento es contundente porque cancela la posibilidad de definir el “arte negro” como un movimiento en el que sólo participan los hombres y exige que en cada exposición haya paridad de género y se reproduzca la “distribución étnica del sitio donde la muestra sea montada”.

Como lo hicieron otras, Ringgold trabajó el racismo y la discriminación de las mujeres –en particular, la de las afroamericanas–, en las artes visuales. En 1969, cuando Estados Unidos celebraba como un triunfo nacional que el hombre (blanco y no ruso, pero mucho menos negro) hubiera llegado a la Luna, la pintora decidió echar mano del símbolo patrio por excelencia para denunciar a una civilización que se congratulaba de sus avances tecnológicos mientras se empeñaba en ignorar la desigualdad dentro de sus fronteras. Flag for the Moon aprovecha los colores y las franjas de la bandera estadunidense para escribir de manera casi imperceptible –como imperceptible se quería entonces que fuera el racismo– la frase “Die Nigger”: una estrategia visual que hace elocuente lo que se quiere invisible. Ringgold usó el mismo recurso cuando pintó a un hombre blanco, una mujer blanca y un hombre negro, pero no a una afroamericana, en The Flag is Bleeding.  

Mientras The Black Panthers y el movimiento chicano negaban un papel protagónico para las mujeres dentro de sus organizaciones –algo contra lo que bell hooks escribió en Ain’t I a Woman, Black Women and Feminism–, Ringgold, Betye Saar, Howardena Pindell, Judithe Hernández intentaban conciliar racismo y feminismo.

Pero hay que decirlo: se distanciaron del Movimiento de Liberación de las Mujeres, porque también ahí pasaron por la contradictoria pero común experiencia de toparse de frente con la discriminación dentro de un movimiento social antidiscriminatorio. La cubana Ana Mendieta, por ejemplo, abandonó la Galería A.I.R., fundada en 1972 para exponer el arte de las mujeres, “furiosa porque a ella pertenecían principalmente las blancas de clase media”.

Tampoco puede decirse que el arte feminista sea exclusivo de una nación. En su estudio doctoral Arte feminista latinoamericano. Rupturas de un arte político en la producción visual, la historiadora y artista hizo un “catastro de más de 70 artistas” del continente que inicia desde la década de los 70. Entre los documentos que recupera está el tríptico de una conferencia de arte feminista en México en el año de 1979 y el volante de la Muestra Feminista Colectiva de 1978.[1]

Gracias a Archiva, el expediente de obras feministas que hizo Mónica Mayer, sabemos que grupos como Polvo de Gallina Negra (creado por la misma Mayer y Maris Bustamante) y Tlacuilas y Retrateras (en el que participaron Mayer, Karen Cordero, Ana Victoria Jiménez y Consuelo Almeida, entre otras) hicieron una serie de “performances, proyectos visuales y acciones político-plásticas” en la Ciudad de México durante la década de los ochenta.

No podemos fiarnos de los vistazos y las primeras impresiones, las definiciones angostas y las historias fáciles. Si pensamos que las feministas son sólo aquellas que así se nombran, que basta con enlistar a las líderes de los movimientos más visibles, perderemos de vista a buena parte de las mujeres de la así llamada segunda ola.

Aunque se ha querido decir que el punto de partida fue Fresno, California –pues fue ahí donde Judy Chicago impartió el primer programa de arte feminista– y se insista en reseñar la Womanhouse –la instalación de 1972 que salió de su primera generación de alumnas–, sólo hace falta recorrer unos cuantos kilómetros al oeste y rumbo a San Francisco, al este en dirección a Nueva York o cruzar la frontera entre Estados Unidos y América Latina para descubrir que el movimiento de las mujeres en las artes visuales ocurrió, como lo hacen los brotes, en más sitios, con otras caras y otros nombres, entre afroamericanas, mexicanas, chicanas, argentinas…

Tanto así que la idea misma del cánon feminista ha caído en desuso. Con humildad y cautela –para no arriesgarse a las distorsiones–, hablamos ahora de “puntos nodales”,[2] es decir, de un andar en paralelo, de focos en plural, de redes que se extienden hasta quién sabe dónde y que a veces se entrelazan, por lejos que estén una de otra. Y es que uno nunca sabe cuándo (pero sabe de antemano que así sucederá) será descubierto otro grupo, otra artista de la segunda mitad del siglo XX. Lo escribo así porque hace unos días me encontré con un artículo sobre la primera asociación de mujeres artistas asiático-estadunidenses: la del feminismo es una historia que sabe corregir sus recuerdos.

[1] Aunque Antivilo enfatiza que el arte feminista en México era “incipiente”, estaba aislado del mundo artístico y era autogestionado por las propias artistas, en lo que coincide con ella Karen Cordero.
[2] Un buen ejemplo de este tipo de análisis es el de Nina Lykke, Feminist Studies. A Guide to Intersectional Theory, Methodology and Writing, Routledge, Nueva York, 2010.


Una exposición en Uruguay busca valorizar la arquitectura moderna latinoamericana

Vía El Diario (España).



EFE - Montevideo

La muestra "Latinitudes", del fotógrafo brasileño Leonardo Finotti, busca revalorizar la arquitectura moderna de varias ciudades latinoamericanas a través de una "perspectiva común" y así cuestionar la mirada "europeizante" sobre el patrimonio.

Así lo expresó Gustavo Hiriart, productor de la muestra en Montevideo, donde se expondrá hasta el 12 de agosto en el Museo Zorrilla, como parte de una gira que recorrió otras ciudades latinoamericanas.

Las fotografías "proponen una narración lineal" que retrata el paisaje arquitectónico de siete urbes de la región, ordenadas de sur a norte por su latitud.

En blanco y negro, las obras constituyen "una gran foto" que "siguiendo el horizonte de la fotografía" forman una mirada común sobre la arquitectura moderna latinoamericana de primera mitad del siglo XX, detalló Hiriart

La muestra, cuyo nombre sintetiza las palabras "latitudes" y "latino", aporta una mirada sobre un período que dejó su huella en las ciudades del continente y que se vincula con el ímpetu de progreso de las sociedades, con "la confianza en los tiempos" que se vivían y "la posibilidad de transformación social" y urbana, indicó.

"Es un período que dio cosas muy buenas" y podemos afirmar que "hay algo que se ha perdido de la rigurosidad formal, conceptual y hasta ética" en la arquitectura, destacó el productor.

La cámara de Finotti retrata de manera "fiel" edificios de diferente carácter y relevancia cultural, como complejos de viviendas, garajes y universidades, con el propósito de "poner en valor" aquellas construcciones que "incluso en mal estado mantienen lo que los hace interesantes", subrayó Hiriart.

El cuidado de estos edificios, que definen el paisaje urbanístico de las ciudades escogidas, ha virado entre su defensa por parte de los ciudadanos y la sujeción a las dinámicas propia del mercado, que "puede valorizar" estos edificios "porque le sirve económicamente" pero "no los va a respetar" en su diseño, expresó Hiriart.

"Siempre pensé que teníamos un cuidado y una valorización por lo construido", pero "apenas hubo dinero, no hubo ningún problema de tirar las cosas de valor", subrayó el productor sobre la situación edilicia de Montevideo durante las últimas décadas.

El poco valor que reportan muchos de los edificios retratados por la cámara de Finotti tiene que ver con los principios arquitectónicos del estilo modernista, que privilegia el despojo ornamental y establece "una comunicación más seca con el público", expresó Hiriart.

"Si bien es una arquitectura moderna, para el público en general es una arquitectura que no tiene valor" y por su estilo "hace que no parezca que haya que cuidarla", ya que los edificios se esconden en el anonimato de las ciudades.

La muestra apunta a "equilibrar una mirada muy europeizante" que se refleja en la forma en que se valora la arquitectura moderna, estilo que si bien llegó de Europa como "una sensibilidad inaugurada por las vanguardias figurativas", tuvo una "rápida incorporación" en ciudades como Montevideo, indicó.

En Uruguay hubo "una modernidad muy bien aprendida, pero luego una serie de pasos para apropiársela", subrayó el productor.

La selección de fotografías rompe con la mirada más tradicional que se tiene sobre el continente latinoamericano, que "sigue siendo (un lugar) tropical, selvático, inexpugnable" para la mirada europea, y apunta a echar luz sobre lugares y edificios "que nadie había fotografiado".

La Compañía de Títeres Dell Acqua con Italo Maldini en María Elena, 1949


El número 19 de la revista Pampa de octubre de 1949, publicó una brave nota sobre una compañía de títeres en la salitrera de María Elena, decía: "La Compañía de Títeres Dell Acqua pasó por María Elena haciendo la delicia de los chicos. Italo Maldini con sus muñecos, felices de posar para la revista 'Pampa'".

21.7.17

El principal museo arqueológico del norte de Chile, demolido y botado por lío judicial

Vía El Mostrador.



El Museo Arqueológico R.P. Gustavo Le Paige, de San Pedro de Atacama, en la Región de Antofagasta, lleva más de un año cerrado por un problema judicial entre la municipalidad de San Pedro de Atacama y la empresa española Procoin, encargada de construir una nueva sede.

En un proyecto de siete millones de dólares que data de 2010, el municipio y la Universidad Católica del Norte (UCN), propietaria del museo, acordaron demoler el museo antiguo y construir uno nuevo.

Sin embargo, Procoin paralizó a fines del año pasado la obra bajo el argumento de que el proyecto ocupa terrenos que son de particulares. Hoy el tema está en los tribunales y ha causado un fuerte crítica entre arqueólogos.

Hubo "un fatal e imperdonable error de las autoridades edilicias de San Pedro y, probablemente también, de los investigadores del propio Museo", comentó recientemente Horacio Larraín, uno de los principales estudiosos del norte de Chile.

"Encandilados y enceguecidos por un novísimo y prometedor diseño ultra moderno, se han quedado hoy 'sin pan ni pedazo'".

Medio siglo de trayectoria

El museo es el principal de su tipo en el norte de Chile y data de 1957, cuando su fundador, el religioso belga Gustavo Le Paige (1903-1980), abrió la primera versión en la casa parroquial, dos años después de instalarse en el pueblo.

El primer pabellón del nuevo museo fue inaugurado en 1963, con ayuda de la UCN, y fue ampliado sucesivamente. Contiene miles de piezas arqueológicas pertenecientes a la cultura atacameña, incluidas algunas de las momias más antiguas del continente.

En 2010 se inició un ambicioso proyecto destinado a demoler el antiguo museo y construir uno nuevo. Con fondos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, el municipio encargó una obra dividida en dos fases, por un total de 50.000 millones de pesos, gracias a un crédito del BID, según consta en un sitio oficial.

La primera fase constaba en la construcción de sendas instalaciones para resguardar el tesoro arqueológico del museo, un traslado que comenzó en 2014 y duró 18 meses, bajo la atenta mirada no sólo de los involucrados, sino de miembros de la comunidad atacameña, la Superintendencia de Medio Ambiente de Antofagasta, el Consejo de Monumentos Nacionales y el Centro de Conservación y Restauración de la DIBAM. Dicha fase ya concluyó.

La segunda parte, sin embargo, que contemplaba un nuevo edificio, está paralizada.

La empresa anunció su adjudicación en enero de 2015, con un plazo de 15 meses, con una superficie total a construir de más de 11.000 metros cuadrados.

Incluía un primer piso con un auditorio y cafetería; un primer subterráneo con oficinas, salas de libros, salas de consulta, aulas polivalentes y biblioteca; y un segundo subterráneo con oficinas, laboratorios, depósitos de materiales, criptas y bodegas.

Asimismo, debía contar con estacionamientos y una secuencia de parrones (sombreadores) de bastidores de roble y barras de breza, e instalaciones de agua potable, alcantarillado, electricidad, climatización, seguridad, iluminación y ascensor.

Tendría que haber estado lista en marzo de 2016. Pero a más de un año de dicho plazo, aún no hay novedades, ya que Procoin informó a poco andar que debía invadir terrenos de terceros para realizar el proyecto.

El municipio insistió en que debía cumplir el contrato, es decir, sin importar que invadiera propiedad privada. Una misiva del 22 de junio de 2016, de la Dirección de Obras del municipio a Procoin, contenida en el proceso judicial, señala explícitamente que "es obligación de la empresa a la ejecución sobre el referido terreno, sin cuestionar si efectivamente el terreno se encuentra amparado o no en un título de dominio, ya que esa circunstancia sólo le compete al mandante" de la obra. Es más: aparentemente el proyecto se diseñó a sabiendas de esta irregularidad.

Sin embargo, la firma se negó. Debido a esto, el municipio rescindió el contrato en septiembre de 2016, tras lo cual Procoin demandó a la alcaldía y al gobierno regional en abril de este año.

Este medio intentó infructuosamente comunicarse, por teléfono y correo electrónico, primero con la Dirección de Obras comunal, y luego con el alcalde de San Pedro de Atacama, Aliro Catur, que asumió en octubre, sin obtener respuesta. En el gobierno regional, en tanto, señalaron que el tema correspondía al edil. La empresa Procoin, en tanto, declinó manifestarse, al señalar que existe un proceso judicial en curso. Tampoco fue posible obtener comentarios de la oficina local del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN).

Cambios necesarios

El director del museo, Manuel Torres, asegura que los cambios eran necesarios, "debido al complejo y generalizado deterioro que afectaba al edificio del Museo, infraestructura no declarada monumento o patrimonio protegido, además de que su tipología edificatoria, de rígida estructura, no respondía adecuadamente a los requerimientos constructivos que se exigen por normativa para una edificación de uso público".

"Asimismo, afectaba la estabilidad de las colecciones en custodia, quedando vulnerables y desprotegidas importantes fuentes de información no replicable ante la incidencia de un accidente natural", señaló en un comunicado de junio.

"En la actualidad, el desarrollo del proyecto de construcción del nuevo edificio ha quedado detenido. Las autoridades de la Universidad Católica del Norte han expresado su preocupación por esta situación ante las instancias correspondientes -Municipalidad de San Pedro de Atacama y el Gobierno Regional-, junto con manifestar su voluntad de seguir colaborando para dar continuidad a las distintas etapas que comprende la ejecución del proyecto".

"La universidad también ha resultado dañada en esto, porque supuestamente íbamos a tener el museo más grande de Sudamérica, pero esto va para largo", lamentó Gonzalo Pimentel, académico de la UCN.

"Graves imprecisiones"

El antropólogo Ulises Cárdenas, miembro experto del Comité Científico Internacional de ICOMOS en Patrimonio Arqueológico, denunció en una misiva del 21 de junio a un medio de comunicación regional que el nuevo museo "es un proyecto que presenta graves imprecisiones. Nunca se realizó un estudio de títulos de dominio, ya que no sólo la UCN es propietario, sino también un tercero".

En otra carta a las autoridades locales y nacionales del 30 de junio, firmada también por ex funcionarios de la UCN, Cárdenas manifiesta su "profundo malestar" con la UCN, a la que acusan de "no preservar ni resguardar el legado" de Le Paige.

Además critica a la UCN por dar el "visto bueno" a la "destrucción de este emblemático recinto", y denuncia una serie de despidos realizados en el marco de la reforma del lugar, que pide sea entregado a la comunidad.

"La UCN no merece seguir administrando ni custodiando este valioso legado", señala la misiva, que pide "la recuperación del edificio desmantelado" y la construcción de un nuevo recinto "fuera del casco antiguo o zona típica de San Pedro de Atacama". La carta es firmada además el representante atacameño Tomás Cruz, la profesora Eva Siarez, así como las ex funcionarias Jessica Cruz y Guadalupe Anza.

Nuriluz Hermosilla, vicepresidenta del Colegio de Arqueólogos, destacó que su entidad nunca fue informada ni consultada para el proyecto.

"Es un proyecto que se desconoce en qué consistió, tampoco en su diseño (...). Hubo una serie de errores que dejan como resultado una ruina, que es totalmente inútil. Se produce un vacío, siendo que para San Pedro es tan importante su museo. Ahora no hay ninguna perspectiva de lo que va a pasar", lamenta.

Lanzamiento libro ''Arquitectura en el Chile del siglo XX'' Segundo tomo del libro escrito por Fernando Pérez Oyarzun

Vía Arquitectura UC.



Escuela de Arquitectura UC
Actividad: Lanzamiento Libro
Fecha: 02 de Agosto 18.30 hrs
Lugar: Auditorio FADEU

Arquitectura en Chile del Siglo XX. Modernización y Vanguardia

El 2 de agosto se realizará el lanzamiento del segundo tomo del libro ''Arquitectura en el Chile del Siglo XX'', síntesis de un largo trabajo de investigación del arquitecto y académico Fernando Pérez Oyarzún, que en esta ocasión cuenta con la colaboración de Horacio Torrent, Claudio Vásquez y Hugo Palmarola. Los cuatro volúmenes que conforman la serie proponen una narrativa acerca de la arquitectura y las ciudades en Chile durante el siglo pasado.

Modernización y Vanguardia, 1930 y 1950, propone una lectura de los principales hitos, tendencias y actores, así como del entorno político económico y cultural del período que cubre desde el fin del primer gobierno de Carlos Ibáñez hasta el comienzo del segundo, esto es el fin de la presidencia de Gabriel González Videla.

Éstas décadas están marcadas por los años del Frente Popular, uno de los fenómenos políticos centrales del Chile del siglo xx, fuertemente determinada por las demandas sociales del período, el esfuerzo por desarrollar la industria y una fuerte presencia del Estado que se prolongaría en las décadas siguientes. El relato busca poner los hechos vinculados a la arquitectura, entendida en un sentido amplio que incluye la ciudad y el territorio, contra el telón de fondo de la historia política y cultural del período.

Confirmar asistencia a: lvillarr(at)uc.cl

Fecha_Miércoles 02 de agosto de 2017, 18.30 hrs.

Lugar_Auditorio FADEU, Campus Lo Contador. El Comendador 1916, Providencia

Invitan_Escuela de Arquitectura UC y Ediciones ARQ

19.7.17

La moda y Blade Runner

En octubre se estrenará una secuela del Blade Runner, ahora en 2049. No cabe duda que el retorno del clásico de 1982 marcará un retorno sobre su estética que derivó en muchos estudios sobre su visión del futuro de la ciudad, pero también planteó una mirada sobre la moda. Ahora el diseñador Raf Simons, en su último desfile dedica la pasarela y sus diseños a la película, a los replicantes y a otros referentes como New Order.



16.7.17

La obra estelar del arquitecto Emilio Villanueva en La Paz



Vía Los Tiempos.

La obra estelar de Emilio Villanueva

Columna: CARLOS D. MESA GISBERT
COLUMNA VERTEBRAL

Publicado el 16/07/2017

Con el monoblock de la UMSA, Emilio Villanueva culminó su larga carrera como arquitecto, en él plasmó y aplicó todas sus ideas respecto a la arquitectura. Este edificio se convierte, por esto, en el testimonio hasta hoy más conseguido en el difícil camino para lograr una arquitectura nacional y universal. Fue pensado y construido hace nada menos que setenta años…

Entre 1910 y 1950, por más de 40 años, Emilio Villanueva revolucionó los moldes tradicionales de la arquitectura boliviana y plasmó en la construcción y en el urbanismo conceptos que eran hasta entonces desconocidos en nuestro medio. El arquitecto buscó un estilo nacional que no consideraba ya la posibilidad de una arquitectura puramente boliviana, al ser esta una expresión universal que responde a necesidades y problemas comunes y, en definitiva, a una cosmovisión global que permitía la búsqueda de soluciones similares en muchas partes del planeta.

Se hacía eco entonces de una arquitectura que a partir del racionalismo de Le Corbusier planteaba sistemas de aplicación mundial. El concepto superaba el lirismo chauvinista y buscaba la integración de la arquitectura boliviana a la universal, imprimiendo en ésta algunas características que la identificaran.

Si bien las ideas racionalistas que se estaban aplicando en Europa fueron acogidas plenamente por Villanueva, el academicismo al que había estado apegado en sus inicios no había desaparecido totalmente. Su primer gran proyecto en la nueva dirección fue el Estadio Hernando Siles (1930). Pero donde realmente estableció su visión de una nueva arquitectura fue en el monoblock central de la Universidad Mayor de San Andrés estrenado el 24 de julio de 1948. Se planteó allí la cuestión del estilo. Villanueva se refirió al tema y dijo: “independiente del estilo, está la rúbrica que imponen las condiciones locales y de origen. Para imprimir esta fisonomía se han insinuado dos figuraciones de la arqueología tiahuanacota; el ‘signo escalonado’ y el ‘signo sol’. Estas alusiones no pretenden dar un tono ni en la estructura ni en el detalle”.

Por eso aplicó el motivo recurrente en el frontis del monoblock, un gran cuerpo central y dos laterales a modo de alas, el frontis principal superpuesto a los brazos, y éstos terminados en dos pequeños añadidos escalonados detrás de las alas. De este modo la planta del frontis repite la figura escalonada. No es casual que Villanueva volviera a recurrir a una forma clásica, que implica simetría y figuras geométricas. El funcionalismo superó y rechazó totalmente la simetría, sin embargo, no podemos negar una búsqueda funcionalista en el monoblock. Conscientemente o no, Villanueva aplicó formas estructurales que querían imprimir una característica nacional y ecuménica. En el caso concreto del frontis del edificio universitario debemos considerar la influencia de los diseños de Kis sobre la ciudad de Tiahunaco, que el autor reprodujo en uno de sus libros teóricos y que después quedaron desechados por investigadores como Ponce en base a las excavaciones posteriores a la romántica y puramente teórica imagen que tenía Kis.

Una solución de planta cuadrada para el bloque central del edificio parecía inverosímil. Villanueva la justificó así: “También se ha dicho que la planta del cuerpo elevado debió ser rectangular y no cuadrada. Esta apreciación es errada. Lo que se busca en un plano típico, ante todo, es la economía de costo y de espacio sin afectar la parte funcional. Una buena planta es una planta compacta, y el perímetro de una planta compacta no puede ser sino un cuadrado”. Hay que añadir que la planta cuadrada responde a esta extraña mezcla de formas simétricas y aplicación funcional en el uso, características del último período de nuestro autor.

Como él mismo dice, dos son los signos utilizados en lo decorativo: el signo escalonado y el signo sol, imagen de la divinidad solar en la cosmogonía de esa gran cultura andina. Ambos aparecen en el frontis y en la coronación del edificio; se repiten en las puertas de ingreso, muy bien terminadas y de un gran sentido plástico, en el enrejado que rodea al edificio, en la parte superior del escenario del Paraninfo y en los diseños interiores de los ascensores. El signo imperante es el escalonado, muy propio para rejas y puertas. El signo sol y los guerreros de la puerta del sol se aplican en el bloque central del frontis, estilizados aún más que los originales. El remate del piso 13, además de los frisos zigzagueantes y escalonados, termina en cuatro pequeñas cabezas al estilo de las del templete semisubterráneo.

La distribución del cuerpo central del frontis guarda indudable relación con la Puerta del Sol; quedando el vano de la puerta tiahuanacota delimitado por todo el espacio ocupado por las puertas y ventanas de la fachada, lo que nos da la pauta de que por una vez en Bolivia, se hizo el aprovechamiento adecuado de los motivos originales, dándoles sentido dentro de una arquitectura funcional.

Con el monoblock de la UMSA, Emilio Villanueva culminó su larga carrera como arquitecto, en él plasmó y aplicó todas sus ideas respecto a la arquitectura. Este edificio se convierte, por esto, en el testimonio hasta hoy más conseguido en el difícil camino para lograr una arquitectura nacional y universal. Fue pensado y construido hace nada menos que setenta años…

El autor fue presidente de la República de Bolivia
http://carlosdmesa.com/
Twitter: @carlosdmesag

15.7.17

Bolivia La Casa Grande del Pueblo, el ostentoso edificio que causa polémica en Bolivia

Vía CNN en Español.



La construcción en curso de la nueva y ostentosa sede del gobierno de Bolivia, en La Paz, cuyo costo asciende a unos 36 millones de dólares, sigue generando polémicas y más recientemente un caluroso intercambio de palabras entre el expresidente Carlos de Mesa (2003-2005) y el actual vicepresidente Álvaro García Linera.

La discusión gira en torno a la pertinencia de esta construcción y el daño que, según sus críticos, le hace al patrimonio arquitectónico paceño.

La llamada Casa Grande del Pueblo es un edificio de 28 pisos que se levanta notoriamente detrás del actual Palacio de Gobierno y de la Catedral paceña, de arquitectura republicana, en el centro de la Paz. Está construido en un terreno de 1.877 metros cuadrados, tiene tres sótanos y hasta un helipuerto. El presupuesto destinado para esta construcción es de 252,4 millones de bolivianos , (36 millones de dólares), según el gobierno.

El edificio, cuya construcción empezó en 2014, volvió a estar en la discusión pública esta semana por cuenta del expresidente Carlos de Mesa, quien la calificó como un "engendro" y una “agresión sin precedentes” que “destruye” el casco histórico de La Paz.

Según Mesa, quien es también historiador, las dos nuevas construcciones (también se planea un edificio de 20 pisos, sede del poder Legislativo) son “verdaderos engendros” que le hacen daño a “la imagen urbano-arquitectónica de la sede de gobierno”.

Así luce la construcción del la Casa Grande del Pueblo, un edificio de 28 pisos frente al Palacio de Gobierno y la Catedral (Crédito: Twitter/Carlos de Mesa Gisbert)

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, le salió al paso a la crítica en una conferencia de prensa este lunes aseguró que Mesa se aferra a una estética “republicana, racista, clasista y excluyente”, según reporta la Agencia Boliviana de Información, ABI.

Además, en una extensa carta publicada este miércoles en su página de Facebook aseguró que los nuevos edificios convivirán con los diseños arquitectónicos previos y que no se ha destruída “ningún bello patrimonio existente”.

Para Linera se trata de una descalificación de las “clases desplazadas” que aseguran que los nuevos parámetros culturales que impone el gobierno son “anti estéticos, bodrios, engendros o vulgares”.

Voces en contra

Mesa critica la construcción porque según él, el gobierno violó una norma municipal “que prohíbe construcciones de tal magnitud en un lugar tan sensible”. Sin embargo, la construcción de este edificio fue declarada como una prioridad nacional a través de la Ley 313 de diciembre de 2012.

Así lucía el Palacio Quemado, el palacio presidencial ubicado en La Paz, Bolivia, antes de que se iniciaran la construcción de la nueva Casa Grande del Pueblo. (Crédito: AIZAR RALDES/AFP/Getty Images)

Según le dijo a CNN en Español Javier Espejo Brañez, presidente del Colegio de Arquitectos de la Paz, este edificio “rompe el casco urbano central y el patrimonio urbano” de la ciudad.

Para él, la construcción de una nueva sede de gobierno es una necesidad, pero asegura, pudo haberse planteado un proyecto “acorde a la realidad” en el que se mezcle “la modernidad con el pasado”.

“La arquitectura republicana es un patrimonio que nos identifica a los paceños y a todo Bolivia, porque es un palacio donde han pasado muchas cosas profundas (históricas) en nuestro país”, dice él.

Mesa también critica la finalidad que, según él, tiene el gobierno de Morales con esta construcción.

"[El gobierno quiere decir] ¡Aquí estamos y aquí nos quedaremos representados en estos gigantes para que no se olviden nunca que este modelo político aniquiló y sustituyó al viejo régimen!”, escribió en su página web.

El gobierno ha dicho que el nuevo edificio es un “símbolo fundamental del proceso de cambio del presidente Evo Morales”.

"Este edificio simboliza la fuerza del pueblo boliviano, su capacidad, su altura, su esperanza", dijo García Linera en febrero de este año, citado por el diario estatal Cambio.

La Casa Grande del Pueblo sigue en construcción y espera ser inaugurado en enero de 2018. El edificio resaltará las características de la arquitectura tiwanacota “solidez, sencillez, monumentalidad y simetría”, según el Ministerio de Planificación y Desarrollo de Bolivia.

Los edificios de Transformers se alzan en ciudad boliviana


La arquitectura Transformer que se muestra en las estructuras. Fotos: Alejandra Rocabado. © La Razón.

Vía El Nuevo Herald.

Por PAOLA FLORES Associated Press
EL ALTO, Bolivia

Los Transformers han vuelto a transformarse.

Entre edificios antiguos adornados con motivos indígenas sobresale uno pintado de rojo, azul y plateado que se asemeja al líder de los personajes de películas y tiras cómicas que son furor entre los nuevos ricos de una de las ciudades más pobres de Bolivia.

El edificio de cinco pisos ubicado en la ciudad de El Alto, a unos 4.100 metros sobre el nivel del mar, posee un local de fiestas en la planta baja y galerías y apartamentos en los pisos superiores.

En 2014 surgieron en esta ciudad mini mansiones valuadas hasta en un millón de dólares que dieron lugar a una nueva tendencia en la arquitectura boliviana a la que se denominó “cultura Neo Andina”. Su manifestación más emblemática son los “cholets” -un juego de palabras entre cholo y chalet-, suntuosos edificios de vivos colores decorados con diseños andinos de la cultura aymara.

Pero ahora la moda es la construcción de edificios que representan a los Autobots, los robots sensibles provenientes del planeta Cybertron, y en especial a su líder Optimus Prime.

“Me parece que te sale el niño escondido que tenemos dentro”, dijo a The Associated Press Santos Churata, un fanático de los Transformers de 33 años que aunque no es arquitecto ha diseñado las fachadas de estas insólitas edificaciones. “El dueño se siente parte de la película”, agregó.

En su mayoría los nuevos ricos indígenas son comerciantes informales que hicieron fortuna vendiendo cosas en la calle. A menudo invierten millones de dólares en edificios opulentos y salones de baile de colores brillantes.

Uno de los lugares favoritos para este despliegue arquitectónico es El Alto, una ciudad de contrastes. La mayoría de sus calles son de tierra, decenas de barrios carecen de alcantarillado y el transporte es caótico pero bulle de comercio informal y talleres artesanales. En sus puestos callejeros se puede comprar todo tipo de mercaderías, desde productos legales o de contrabando hasta autopartes robadas.

Allí se levanta el edificio que replica a Optimus Prime y cuyos ojos parecen observar a los transeúntes como invitándolos a ingresar y protegerse de un posible ataque de los Decepticons, los antagonistas de los Autobots.

Estos edificios diseñados con tecnología 3D y construidos con materiales importados de China y Corea del Sur mantienen en su interior la estructura de los “cholets” -con lujosos salones de fiestas y apartamentos o chalets en los últimos pisos- pero han reemplazado la ornamentación indígena por diseños futuristas.

"Es decir, de figuras en movimiento, como si hicieras un viaje al futuro o al espacio con figuras tridimensionales que te hacen parecer en movimiento", dijo Churata.

El diseñador explicó que el costo de una de estas construcciones puede llegar a triplicar el de una edificación común pero evitó dar un monto aproximado y se justificó: “Si te divierte, te hace feliz, ¿por qué no?”.

El joven ya ha diseñado seis edificios, cinco con la imagen de Optimus Prime y uno que representa a un robot de la película “Gigantes de Acero”. Su obra también llegó a un barrio alejado de La Paz y tiene proyectos en áreas rurales pese a que no cuenta con la licencia de los creadores de los personajes.

“Me gusta que mi casa sobresalga y pueda iluminar la vista de los que pasan”, contó Valerio Condori, un camionero de 40 años que se animó a un diseño de este tipo.

Pero para Gonzalo Salazar, director de la carrera de Arquitectura de la Universidad Mayor de San Andrés, este tipo de fachadas de superhéroes son “exageradas” y no tienen la “identidad cultural” de El Alto.

“Cruzar esta línea delgada es dejar la identidad cultural. Es un elemento demostrativo del dinero de El Alto y es más comercial”, aseguró.

11.7.17

Expresidente boliviano: dos "monstruos" amenazan arquitectura colonial de La Paz



Vía Sputnik Mundo.

LA PAZ (Sputnik) — La construcción de dos modernas edificaciones en el centro colonial de La Paz destinadas a la Presidencia y el Poder Legislativo de Bolivia son una agresión sin precedentes a la ciudad, dijo el expresidente e historiador Carlos Mesa (2003-2005) en su página web.

La llamada Casa del Pueblo que será utilizada como sede del Gobierno y lo que será el nuevo edificio parlamentario en pleno centro de La Paz constituyen dos "monstruos de concreto (que) serán la sombra permanente colocada literalmente encima del pequeño palacio gubernamental y la Catedral, y en la otra acera aplastando la cúpula de la sede del actual Legislativo", dijo Mesa.

Mesa se refirió en esos términos a la construcción de dos gigantescos edificios que se alzarán en inmediaciones de la Plaza Murillo a los lados del viejo Palacio Quemado (sede actual del Gobierno) que data de 1852 y del Parlamento edificado en 1900.

Se trata de "una agresión sin precedentes (a La Paz), que destruye lo poco que quedaba de coherencia en su casco histórico", insistió

Para Mesa estos "verdaderos engendros" se levantan como muestra de la arquitectura moderna y son la expresión de una idea de que el Estado Plurinacional "será recordado 'por siempre' a través de dos símbolos físicos de su paso por la historia".

Mesa, además de historiador, periodista y escritor, advirtió que las millonarias construcciones que contrastan con el casco histórico de la ciudad, quieren transmitir un mensaje para perpetuar un modelo económico y político que sustituyó "al viejo régimen" con la llegada de Evo Morales al poder en enero de 2006.

La Casa del Pueblo tendrá un costo de unos 33 millones de dólares y contará con 28 pisos donde funcionarán oficinas dependientes de la Presidencia, mientras que el edificio del Órgano Legislativo que albergará a los 130 diputados y 56 senadores además de una ampulosa planta burocrática, costará cerca de 26 millones de dólares y tendrá unos 20 pisos.

El exgobernante recordó que las grandes metrópolis intentan mantener y preservar las construcciones históricas que las identifican.

"La Paz —una vez más— tiene que pagar el incalculable precio de lo que es una combinación de imposición y megalomanía que infiere una herida de muerte a nuestro centro histórico, probablemente sin antecedentes en América", insistió Mesa.

La Paz fue fundada el 20 de octubre de 1548 por el español Alonso de Mendoza a una altitud de 3.600 metros sobre el nivel del mar en un cañón rodeado de montañas en el Altiplano en el extremo oeste del actual territorio boliviano.

La ciudad, que este 16 de julio celebrará la rebelión independentista de 1809, es la tercera ciudad más poblada del país, con algo menos de 800.000 habitantes.

10.7.17

Algunas obras del MOP en la Región de Antofagasta

Hace algunas semanas El Mercurio de Antofagasta publicó una edición especial del aniversario del Ministerio de Obras Públicas (MOP) en el cual indicaban obras relevantes que se están llevando a cabo por estos días:

"Llaman a licitación Autopista Rutas del Loa"
 

"Gobierno construye Centro Deportivo Escolar de Antofagasta"
 

"Nuevo Hospital Público de Antofagasta"


 

"Playa El Salitre, un nuevo espacio para la familia tocopillana"
 

"El Teatro [Cine] Metro de María Elena revivirá sus años de gloria como patrimonio pampino".

Chiu Chiu se perfila como un nuevo polo urbano para Calama

Vía El Mercurio de Antofagasta.



CIFRAS. Pequeño poblado duplicó su población entre 2002 y 2016.

El poblado de Chiu Chiu, ubicado a 33 kilómetros de Calama, es una de las localidades cuya población más crece a nivel regional.

Según el Censo 2002, a esa fecha Chiu Chiu tenía una población estimada de 320 habitantes, cifra que -de acuerdo a datos del Ministerio de Obras Públicas- se había incrementado a 654 habitantes en 2016.

Su cercanía a importantes faenas mineras, sumado a que se encuentre a sólo 40 minutos de la capital loína, son algunos de los factores que estarían influyendo en el desarrollo de este poblado. A esto se agrega la llegada de extranjeros, en su mayoría provenientes de Bolivia, muchos de ellos jóvenes que vienen en búsqueda de una mejor calidad de vida.
Dirigente

Para el presidente de la Junta de vecinos de la Chiu Chiu, Pedro Vergara, uno de los principales motivos tiene directa relación con la instalación de empresas contratistas que prestan servicios en faenas mineras aledañas al poblado.

Vergara explicó que tales trabajadores son considerados "población flotante", porque muchos permanecen mientras dura la faena, y luego regresan a sus lugares de origen.

Sobre los extranjeros, el dirigente dijo que se trata de personas que deciden construir sus viviendas en la periferia del poblado pese a no tener servicios básicos, situación que amplía las dimensiones de éste.

Otro factor que hace aumentar la población radica en que muchas trabajadores de Calama han decidido comprar terrenos en Chiu Chiu para establecer su hogar permanente.
Medidas

El aumento de población que evidencia el poblado obliga a las autoridades a tomar medidas para evitar colapso de los servicios básicos o la construcción indiscriminada.

En este contexto, desde el gobierno y el MOP ya se anunció la construcción de una planta de agua potable.

El municipio de Calama también está tomando cartas en el asunto y es así que se inició el desarrollo de un seccional que establezca condiciones para el uso del suelo.

El alcalde de la comuna, Daniel Agusto, afirmó que en la actualidad los poblados del interior son una especie de "tierra de nadie" en términos de planificación y, en ese sentido, destacó lo que se planea hacer en Chiu Chiu.

"Efectivamente hay una población que está adquiriendo algunos terrenos y (Chiu Chiu) está creciendo demasiado desordenado", explicó.

Agusto dijo que por ello se necesita avanzar y ver cómo se regula el desarrollo de los poblados, los cuales "están en el absoluto abandono debido a la falta de regulación específica".

5.7.17

Radical Women: Latin American Art, 1960–1985, Hammer Museum, Los Angeles, USA


Radical Women Sneak Preview from Hammer Museum on Vimeo.


Vía Hammer Museum.

Opening Sep 15

Part of Pacific Standard Time: LA/LA, this exhibition will reappraise the contribution of Latin American women artists and those of Latino and Chicano heritage in the United States to contemporary art.

In a way that no other exhibition has done previously, Radical Women: Latin American Art, 1960–1985 will give visibility to the artistic practices of women artists working in Latin America and US-born women artists of Latino heritage between 1960 and 1985—a key period in Latin American history and in the development of contemporary art. Fifteen countries will be represented in the exhibition by more than one hundred artists, with 260 works in photography, video, and other experimental mediums. Among the women included are emblematic figures such as Lygia Clark, Ana Mendieta, and Marta Minujín alongside lesser-known names such as the Cuban-born abstract artist Zilia Sánchez, the Colombian sculptor Feliza Burztyn, and the Brazilian video artist Leticia Parente. The artists featured in Radical Women have made extraordinary contributions to the field of contemporary art, but little scholarly attention has been devoted to situating their work within the social, cultural, and political contexts in which it was made. This groundbreaking exhibition will constitute the first genealogy of feminist and radical art practices in Latin America and their influence internationally, thereby addressing an art historical vacuum. Radical Women will also include a national and international tour, a scholarly publication.

Exhibition Tour Schedule

Hammer Museum, Los Angeles: September 15–December 31, 2017
Brooklyn Museum, New York: March 16–July 8, 2018

Radical Women: Latin American Art, 1960-1985 is organized by the Hammer Museum, Los Angeles, as part of Pacific Standard Time: LA/LA, an initiative of the Getty with arts institutions across Southern California. The exhibition is guest curated by Cecilia Fajardo-Hill and Andrea Giunta with Marcela Guerrero, former curatorial fellow, Hammer Museum.

1.7.17

Pensar en español... y portugués. Culmina la ambiciosa aventura de escribir la Enciclopedia de Filosofía Iberoamericana

Vía El País.

Culmina la ambiciosa aventura de escribir la Enciclopedia de Filosofía Iberoamericana, un mapa en 34 volúmenes sobre las ideas que unen ambas orillas del Atlántico

Por Francesc Arroyo

Entre Toluca y Ciudad de México hay unos 70 kilómetros, pero el estado de las carreteras y la intensidad de tráfico pueden hacer que el trayecto supere ampliamente la hora. Eso fue lo que ocurrió el 27 de noviembre de 1987. Había concluido en Toluca el IV Congreso Nacional de Filosofía y Fernando Salmerón (1925-1997), filósofo mexicano con especial preferencia por cuestiones morales, se aprestaba a volver a su casa en coche. Se ofreció a llevar a algunos colegas y se apuntaron el también mexicano León Olivé (1950-2017), el argentino Osvaldo Guariglia (1938-2016) y los españoles Javier Muguerza y Reyes Mate. En aquel coche acabó de cuajar la idea de impulsar una obra que recogiera tanto la historia como el presente de la filosofía en los países iberoamericanos.

No era la primera conversación al respecto. Durante la semana que duró el congreso, el asunto había aparecido una y otra vez en las conversaciones. Más como un anhelo que como proyecto realizable. Y, charla que te charlarás, aquello acabó por convertirse en un programa de trabajo al alcance de la mano. O de las manos, porque harían falta muchas para darle materia y forma y para que acabara cuajando en 34 volúmenes que resumen lo que ha sido y lo que es la filosofía en los países iberoamericanos. Y en el resto del mundo, que tampoco está tan lejos.

En diciembre de 1992, cinco años después de aquel viaje, se presentaban los dos primeros volúmenes de la Enciclopedia Iberoamericana de Filosofía. El primero se titula, nada casualmente, Filosofía iberoamericana en la época del encuentro. Este mismo mes de junio, un cuarto de siglo más tarde, han sido publicados los dos últimos, que recogen la actividad en los diversos países, incluidos Portugal y Brasil. Queda un último tomo a modo de apéndice con información sobre el proyecto global y los más de 500 autores que han participado en la tarea. Lo pendiente, señala la directora del Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, coeditor de la obra junto a la editorial Trotta, es el futuro. Porque parece claro que la voluntad de pensar no se ha agotado, con lo que queda trabajo por hacer.

Mientras, los lectores disponen de 34 volúmenes de los que cuatro están dedicados a la actividad en los países iberoamericanos; otros cuatro analizan los periodos históricos. Los apartados filosóficos (ética, conocimiento, lenguaje, política, metafísica) tienen dos volúmenes cada uno de ellos, mientras que a la filosofía de la ciencia se le han dedicado tres volúmenes, y uno a la filosofía de la historia, de la cultura, de la educación, la estética, la economía y, uno también, claro está, a la reflexión sobre la propia práctica: filosofía de la filosofía.

Los promotores eran conscientes de que se trataba de una obra a largo plazo. Y el tiempo es un gran enemigo. Los 30 años transcurridos han pasado para todos, incluidos los participantes en los primeros comités editoriales y académicos. Eran 13, de los que 8 han fallecido. Los últimos, dos de los fundadores de la Enciclopedia: León Olivé, el pasado mes de febrero, y Osvaldo Guariglia, en mayo de 2016. Ambos llegaron a participar, junto a Reyes Mate, en la redacción del prólogo que cierra el proyecto y, aunque lo firman, no les alcanzó la vida para verlo impreso.

Un reto intelectual era evitar el sectarismo. La Enciclopedia tenía que ser plural y reflejar las diversas tendencias e intereses de todos los países iberoamericanos. Y al mismo tiempo, para decirlo en palabras del mexicano aunque nacido en Barcelona Luis Villoro (1922-2014), evitar “la imitación de culturas ajenas y el ensimismamiento de los propios mitos y tradiciones”. Reyes Mate lo resume evocando a Ortega: “Que la alternativa no fuera elegir entre una filosofía de Marburgo y una filosofía del Manzanares”.

El primer volumen, uno de los cuatro centrados en la actividad iberoamericana en sentido estricto, era ya una declaración de intenciones. Se abría con un texto de Laureano Robles sobre el pensamiento filosófico en España, se revisaban figuras históricas comunes (Bartolomé de Las Casas, Bernardino de Sahagún, Francisco de Vitoria) y se incluían tres artículos infrecuentes: uno dedicado al pensamiento náhuatl (azteca), en el que se describía su visión del mundo, con reflexiones sobre la divinidad, el hombre, el mundo, el ser, partiendo de los textos y de la iconografía que han sobrevivido. El segundo se centraba en los mayas, aun destacando que su pensamiento estaba más cerca de lo que hoy llamamos religión que de la filosofía en un sentido fuerte. El tercero es un estudio sobre el mundo cultural de los incas, con atención especial al encuentro o, si se prefiere, al encontronazo con los que se veían a sí mismos como colonizadores.

Esa voluntad de pluralidad no se quedó ahí. El volumen 31 está dedicado a las filosofías no occidentales, y en el último de los publicados hay aportaciones procedentes de Brasil y Portugal, países que caen también bajo la etiqueta de iberoamericanos.

No obstante, la Enciclopedia ha evitado el ensimismamiento contra el que prevenía Villoro. Para ello, se creó un comité editorial que impulsara las tareas y vigilase la calidad de las aportaciones. Las primeras reuniones formales, recuerda Reyes Mate, se produjeron en Madrid en marzo de 1988. Asistieron León Olivé, Osvaldo Guariglia, Reyes Mate, Miguel Ángel Quintanilla y Javier Muguerza. Quintanilla insiste en la importancia que tuvo Muguerza: “Fue él quien más alentó al proyecto y quien ya percibió que acabaría reflejando también la idea de una comunidad filosófica iberoamericana con rasgos específicos más allá de la lengua y las lenguas”.

Al principio el modelo fue objeto de discusión: ¿era mejor una enciclopedia o un diccionario? Mirando hacia atrás había dos posibles vías: el monumental Diccionario de filosofía de José Ferrater Mora y el Diccionario de filosofía contemporánea que había dirigido el propio Quintanilla. Se impuso la idea de la enciclopedia y, según Reyes Mate, que ha trabajado en ella desde el primer día hasta el último, el resultado final se parece mucho al proyecto inicial, tanto en los contenidos como en los tratamientos.

Lo que ha aflorado en torno a la Enciclopedia, como ya previera Muguerza, es la conciencia de comunidad iberoamericana. “Al principio”, explica Quintanilla, “no éramos conscientes de lo que estábamos haciendo. Pensábamos en dar cuenta de la filosofía que se había hecho y se hace en los países iberoamericanos, pero el trabajo y el tiempo nos han mostrado la importancia de la idea misma de comunidad y la Enciclopedia ha ayudado a consolidarla”, de manera que, en su opinión, puede hablarse de un antes y un después. “Antes teníamos referencias y, de algún modo, pensábamos en enlazar con la herencia republicana, la que quedó en el interior y la que marchó al exilio. Ahora somos conscientes de que tenemos una personalidad propia. Nos conocemos y colaboramos”. Antes, abunda Reyes Mate, “ni nos conocíamos, ni nos apreciábamos”. Y Concha Roldán concluye: “Ha cambiado el tipo de relación. Ya no nos ven ni nos vemos como la nación conquistadora”.

La Red Iberoamericana de Filosofía “seguirá impulsando el espíritu de la Enciclopedia” y ha promovido un manifiesto a favor de la filosofía y de su papel en la enseñanza. El próximo año se celebrará un nuevo congreso en México (tras los de España, Perú, Colombia y Chile) y en la primera semana de julio está previsto un encuentro en Salamanca centrado en la lógica y la filosofía de la ciencia, donde se rendirá homenaje a Olivé. Roldán sostiene que la suma de publicaciones y los encuentros y congresos permiten afirmar que la filosofía que se hace en la comunidad iberoamericana tiene rasgos propios, más allá de la lengua de uso común. “Creo que es perceptible una preocupación centrada en torno a la pobreza, a la vulnerabilidad, a la democracia. En general, predominan entre nosotros los estudios relacionados con la ética y la filosofía política”.

Otro factor importante, señala Mate, ha sido romper con la idea de que el pensamiento se vehiculaba en Iberoamérica en general y en España en particular a través de la literatura, dada la inexistencia de una actividad propiamente filosófica. Una idea expresada por Unamuno y Antonio Machado.

Ahora queda decidir qué hacer en adelante. Un futuro que será, seguramente, electrónico. La editorial ­Trotta tiene ya digitalizada toda la obra, la cuestión es cómo se haga su actualización.

El diccionario de Ferrater Mora dispone de un proyecto claro: no contempla la edición en papel, sino ofrecer acceso a través de la Red, explica Joan Vergés, director de la cátedra que, en la Universitat de Girona, lleva el nombre del filósofo catalán y ha asumido las tareas de actualización de la obra. “Hemos llegado a un acuerdo con Priscilla Cohn, viuda y heredera de Ferrater, para que la próxima puesta al día se difunda sólo a través de la Red, de modo que pueda llegar a bibliotecas, universidades e instituciones”. No obstante, al tratarse de un obra de autor, hemos pactado también que la actualización será de un 10% aproximadamente de las 32.000 entradas que tiene. Se incluirán autores como Agamben, que en 1999, cuando se hizo la última actualización, no era tan conocido como ahora, y también voces relacionadas con ámbitos que han tenido un importante desarrollo como, por ejemplo, la filosofía de la mente o la bioética”. Se pondrán también al día las bibliografías, pese a que este apartado tiene hoy una importancia muy diferente debido a la existencia de Internet. La Enciclopedia está ahora, señala Roldán, en un proceso de reflexión al respecto, asumiendo que “los investigadores jóvenes, cada vez más, cuelgan sus trabajos directamente en la Red”.

Pero eso es el futuro. Un futuro que puede ser encarado gracias a que hay disponible un mapa del pensamiento iberoamericano: la Enciclopedia.

Preparan celebración de los 150 años de la fundación de Antofagasta


Gif animado a partir del plano fundacional de Antofagasta de 1869. © Elaborado por Claudio Galeno.

Vía UCN al Día.

Centro de Estudios Histórico-Jurídicos y Escuela de Arquitectura realizarán jornadas abiertas a la comunidad nortina.

Con el objetivo de conjugar el aniversario de los 150 años de la fundación oficial de Antofagasta -en 1868- y plantear la situación de su evolución conjuntamente con el desarrollo de las ciudades del Norte Grande, nuestra Universidad se encuentra preparando las “Primeras jornadas de Historia Urbana y 150 años de la Fundación de Antofagasta”.

La actividad corresponde a una iniciativa del Centro de Estudios Histórico-Jurídicos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y de la Escuela de Arquitectura.

El Director de esta última unidad, Dr. Carlos Miranda, resaltó que el próximo año en el marco de la celebración de los 150 años de la fundación de Antofagasta, ambos organismos preparan un programa abierto a la comunidad de la Macro Zona Norte, aprovechando la oportunidad que ofrecerán los festejos de la capital regional.

A su vez, el Dr. José Antonio González, Director del Centro de Estudios Histórico-Jurídicos, señaló que en las jornadas se dará una visión del desarrollo en las áreas de planificación urbana, historia popular de las poblaciones, desarrollo arquitectónico, historia social de barrios, la prensa y la opinión pública citadina, y proyectos de paisajismo, entre otras dimensiones.

JORNADAS NORTINAS
En 2016, el Centro de Estudios Histórico-Jurídicos organizó la celebración de los 150 años del poblamiento de Antofagasta y del Tratado entre Chile y Bolivia de 1866. En esta ocasión, junto a la Escuela de Arquitectura, preparan el programa de festejos de la Fundación de Antofagasta, donde participarán destacados exponentes de la arquitectura y la historia del país.

La idea es dar una visión de la evolución, problemas y perspectivas de las ciudades del territorio septentrional de Chile, algunas con estirpe colonial, con orígenes precolombinos y otras que fueron producto del desarrollo minero y del guano del Siglo XIX.

Estas actividades tendrán eventos preliminares, que se iniciarán en el segundo semestre de 2017, proseguirán en 2018 con el “IV Congreso Nacional de Teoría e Historia de la Arquitectura”, y concluirán con la verificación de las “Primeras Jornadas de Historia Urbana del Norte y los 150 años de la Fundación de Antofagasta”.

Los organizadores próximamente invitarán a entidades regionales y a profesionales de distintas disciplinas a sumarse a esta celebración.

22.6.17

En peligro sitio arqueológico El Olivar en la carretera de La Serena a Vallenar. Algunas noticias del importante descubrimiento.



Vía Diario El Día.

Continuidad de la carretera aún se mantiene pendiente

Por Daniela Guajardo el Dom, 04/06/2017

La definición a este respecto se debe adoptar en Santiago en un trabajo conjunto que desarrollaría tanto el ministerio de Obras Públicas como el Consejo de Monumentos Nacionales, organismo que ha tardado en emitir una resolución para el rescate de las osamentas que además corren el riesgo de deterioro

En julio de 2015, mientras se realizaban las obras de construcción de la doble vía en la Ruta 5 que conectaría a La Serena con Vallenar, 4 kilómetros al norte de la capital regional se realizó uno de los hallazgos arqueológicos más importantes que se hallan visto en Chile e incluso Sudamérica. Se trataba de El Olivar, desde donde emergían importantes vestigios de las culturas precolombinas Molle, Ánima, Diaguita y Diaguita Inca.

Lo que operó de inmediato fue detener las obras viales. Era un rico patrimonio histórico que había que proteger. Un grupo de 80 profesionales, entre arqueólogos, antropólogos físicos y conservadores iniciaron las labores de rescate que comenzaron a dar luces de un sitio de características únicas. Todo esto financiado por la empresa Sacyr, a través de la concesionaria Ruta del Algarrobo.

Tal fue la relevancia que comenzó a tener este recinto que en marzo de 2016 el propio ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga y la Secretaria Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), Ana Paz Cárdenas, se hicieron presentes en el lugar, para “ponerlo en valor”.

En esa oportunidad, se anunció que no se retomarían las obras en este tramo de 380 metros de largo por 50 de ancho mientras no se realizaran las labores de resguardo en su totalidad, es decir, hasta que no se retirara hasta el último cuerpo y vasija presente en el terreno, no se podría volver a construir la carretera. Se dio como plazo en mes de agosto.

No obstante, con el correr de los meses, los propios arqueólogos comenzaron a advertir que se trataba de una labor complicada, pues eran cada vez más las exhumaciones, lo que impedía el avance en los tiempos fijados.

“Partimos por 2 zonas funerarias (6 y 8) pero no nos hemos podido mover, porque esto es una necrópolis, o sea, algo que no estaba descrito para la cultura diaguita, uno levanta un cuerpo y encuentra otro siguiente. Una necrópolis es más que un cementerio, es un lugar que se ha usado por siglos y siglos, con una enorme densidad de muertos. Nosotros estimamos que íbamos a excavar 44 metros cuadrados, pero empezó a crecer y llevamos 320 metros aproximados excavados”, describía en agosto de 2016 la arqueóloga jefe del proyecto, Paola González.

Ante esto, fueron los mismos arqueólogos los que comenzaron a plantear que sería imposible el retiro total de las osamentas, no solo porque a esas alturas se calculaba que dicho cometido podría tardar hasta 5 años, sino porque existía la incerteza de dónde poner todo el material que fuera sacado. El museo arqueológico de La Serena, que había sido sindicado en primera instancia por el CMN como el recinto que recibiría estos hallazgos, no daría abasto.

Ahí se planteó una idea. En vez de sacar todo y pasar la carretera por encima, se podría levantar un viaducto, infraestructura que tendría 6 pilares y cuya ventaja era que, al ser elevado, debajo se podría desarrollar un museo de sitio o, como fue llamado posteriormente, un parque arqueológico.

La propuesta fue generando cada vez más adeptos en la región, pues el retiro de osamentas se realizaría sólo en aquellos lugares donde se colocarían los pilares. De hecho, el intendente, Claudio Ibáñez y el Consejo Regional comenzaron a abogar para que fuera considerada.

En octubre de 2016, el jefe regional, aprovechando una visita del ministro del MOP a la región, le hizo entrega de un oficio en que le solicitaba formalmente la realización de esta obra. En entrevista con El Día, Undurraga planteó que “a mí me parece del todo razonable, me parece que es posible también, pero nos vamos con la tarea para ver y analizar técnicamente cómo se hace”. Así, se comprometió a estudiar en profundidad la iniciativa.

“Quiero decir que lo mismo me ha planteado el Consejo de Monumentos Nacionales y quedaron de hacer un planteamiento similar a lo que estamos conversando, así que ya hay gestiones, el intendente ha conversado con ellos también y con cada uno de los actores para que la carretera la podamos realizar, pero compatible con el entorno”, agregó en esa oportunidad.

De esta forma, la decisión se trasladaba al nivel central, sería en CMN el que diera el vamos y el MOP el que haría la propuesta.

En noviembre, en tanto, y tras una reunión sostenida en Santiago con una delegación de autoridades regionales, Undurraga confirmaba el interés de optar por este viaducto, pero recalcaba que todavía estaba en etapa de estudios. “No podemos confirmarlo mientras no esté firmado y listo, pero sin embargo esa es nuestra intención”, enfatizó. Lo que si indicó es que la decisión deberá ser tomada durante el 2016. “Sin perjuicio de ello, el cuánto se demore en partir va a depender de los estudios que haya que hacer, de ingeniería”, dijo.

Pero quedaba pendiente otra etapa, la de decidir quién financiaría la obra. La seremi del MOP, Mirtha Meléndez, explicaba que para ello se debía conseguir el visto bueno del ministerio de Hacienda.

“Nosotros desde el punto de vista técnico la definición está tomada, ahora tiene que venir la parte económica, porque como es una concesión, no podemos decidir si no tenemos el visto bueno y la aprobación del ministerio de Hacienda. Por eso era muy importante que se conformara este equipo y que tanto la región como el ministerio de Educación y el MOP en Santiago estuviesen todos en la misma línea para que, con muy buenos argumentos, poder discutir esta propuesta y que sea aprobada por el ministerio de Hacienda”, explicaba.

AÚN EN INDEFINICIÓN

Cabe destacar que este es un tema que, por su relevancia, ha tenido en permanente atención a este medio, que ha estado efectuando constantemente consultas respecto del avance de una posible resolución la que, por cierto, está centralizada absolutamente en Santiago.

De hecho, en reiteradas oportunidades se ha solicitado, a través de su oficina de prensa, al Consejo de Monumentos Nacionales una respuesta respecto del avance de las obras y una entrevista con la Secretaria Ejecutiva, Ana Paz Cárdenas, para hacerle las consultas respectivas, pero a la fecha nunca se ha recibido contestación a este requerimiento.

Esto toda vez que desde el ministerio de Obras Públicas han señalado que están a la espera de que sea el CMN el que deje sin efecto el oficio que ordenaba el retiro total de las osamentas y que ello permita concretar algún tipo de proyecto.

A poco tiempo de que se cumplan dos años de que se realizó este descubrimiento, nuevamente recurrimos a estas fuentes para indagar sobre el estado de avance de un proyecto que permita dar continuidad a la carretera, la que, pese a que ya se encuentra en funcionamiento, continúa con este tramo de 380 metros de largo por 50 de ancho sin trabajos.

En este cometido, solicitamos a través de la oficina de Concesiones del MOP, el organismo pertinente en este caso, información al respecto. Las consultas realizadas fueron si ¿Existe alguna novedad del proyecto que pretende levantar un viaducto para proteger estos restos arqueológicos?; De no ser así ¿Cuándo podría haber una respuesta al respecto?; ¿Cuál sería el costo estimado que tendría una obra de estas características?; ¿Cómo se financiaría?; ¿Cuánto podría tardar en su construcción?

A través de un escueto documento escrito, desde la Coordinación de Concesiones se nos manifestó que “tal como se ha señalado, El Olivar es uno de los sitios arqueológicos más importantes en Chile. Por ello, las acciones relacionadas con el resguardo, la conservación y el estudio de los hallazgos han considerado un trabajo interinstitucional a fin de preservarlos para las futuras generaciones”.

Asimismo, agregan que “actualmente continúan en desarrollo los análisis técnicos y económicos respecto a la solución vial que se ejecutará en el lugar”.

Por otra parte, también se envió el cuestionario al CMN, pero a la fecha y tal como ha ocurrido en las otras oportunidades en que se ha hecho el requerimiento, no se ha tenido respuesta.

De igual forma, tras la realización de la Cuenta Pública que rindió al Consejo Regional el pasado martes, se le consultó al intendente regional por qué no se había incluido este proyecto del viaducto en el informe, a lo que contestó que “claramente El Olivar es un proyecto emblemático, nosotros hemos tomado la determinación de que sea una inversión de 40 millones de dólares estimado, estamos por proteger ese sitio, transformarlo en un centro patrimonial de observación, de cuidado y lo vamos a poner en valor, eso es parte de las decisiones que hemos tomado. Se están realizando los estudios para que ello ocurra, pero nuestra línea tiene total sintonía con lo que han planteado los pueblos originarios”.

En cuanto a si existe algún plazo o fecha específica en que pueda haber novedades al respecto, toda vez que es una decisión que se tiene que tomar en Santiago, enfatizó que “no es así, las decisiones que hoy día están puestas en Santiago han sido las que hemos impulsado como región. Ahora, por la burocracia, porque claro, es un país unitario, llevan a que el ministerio de Hacienda sea el que defina los presupuestos y nosotros en esa fase estamos, por eso requerimos los estudios y el viaducto también es parte importante de esto”, puntualizó.

Ver varias noticias sobre el proceso:

El Día.
Restos arqueológicos encontrados en la Ruta 5 serían de alto valor patrimonial. 04/03/2016

Gobierno de Chile
Restos arqueológicos hallados en obras de doble vía La Serena-Vallenar corresponden a tres culturas prehispánicas. Marzo 4, 2016

EMOL:
Descubren importantes restos arqueológicos en construcción de carretera en la IV Región En el lugar se encontraron 49 zonas con restos de las culturas molle, ánima y diaguita, que entregarán nuevos datos sobre estas comunidades prehispánicas. 28 de Marzo de 2016

Radio U de Chile
El Olivar: El hallazgo que cambió la prehistoria, peligra por la gestión del Estado. 28 de febrero 2017.

El Día
[VIDEO] Hallan piezas de oro que datan de la cultura Ánimas en restos arqueológicos de El Olivar. 04/06/2017

17.6.17

Patrones históricos, editorial de Arquitectura Viva 190 (2006), por Luis Fernández-Galiano

Vía Arquitectura Viva.


© Arquitectura Viva.

Acaso como nosotros, los edificios viven en el tiempo y perecen en el espacio. Se levantan en años o décadas y a menudo permanecen siglos, sufriendo los estragos de los meteoros, el uso o el conflicto, experimentando metamorfosis o mudanzas y al cabo siendo demolidos o desmoronándose sobre el solar que ocupan, dejando tras de sí su memoria en imágenes y sus trazas en el suelo. A estos palimpsestos de obras y relatos llamamos patrimonio, y la intervención en él es siempre un campo de minas ideológicas y estéticas. El culto moderno a los monumentos, como lo denominara Alois Riegl en 1903, ha devenido una genuina religión con teólogos y textos sagrados, amalgamando los valores históricos y artísticos con los de la antigüedad o el carácter memorial, y la tradicional cesura entre la restauración al origen de Viollet-le-Duc y el envejecimiento digno de Ruskin no opone ya catedrales blancas y ruinas, sino prolongación artificial de la vida y eutanasia.

Arquitectura Viva se ha ocupado monográficamente del patrimonio en varias ocasiones, pero en esta última etapa de forma más frecuente. Tras los dos números de 1993, ‘Hacer memoria’ (32) y ‘Monumento nuevo’ (33), el tema no volvió a tocarse hasta 2006 con ‘Pasado presente’ (110). Desde 2010 con ‘Patrimonio Nacional’ (131) el ritmo se acelera, y la revista inaugura su edición bilingüe en 2013 con ‘Transformaciones’ (148), al que siguen en 2014 ‘Palimpsestos’ (162); en 2015 ‘Segunda vida’ (172) e ‘Injertos domésticos’ (176); y en este 2016 ‘Patrimonio industrial’ (182). A los artículos y proyectos publicados en ellos me remito como fuente de información e ideas, pero al margen del juicio que merezcan, si se acepta que las revistas tienen al menos la función de sismógrafos de la opinión, caben bien pocas dudas sobre la creciente importancia de los temas patrimoniales, calibrados por la frecuencia y por la intensidad del temblor de las agujas.

Si Riegl nos abrió los ojos sobre la riqueza formal que puede hallarse en la antigüedad tardía, quizá nosotros debiéramos explorar la excelencia que atesora nuestra modernidad tardía. Aquí se han seleccionado tres trabajos de tres oficinas europeas en Venecia, Versalles y Nueva York, que usan diferentes patrones de intervención en el patrimonio, inscribiéndose como un nuevo capítulo en la historia viva de los respectivos edificios. Y si esta arquitectura es siempre, como alguna vez la he descrito, ‘una historia de violencia’, porque construir en lo construido implica la cirugía de lo existente, también podemos valorar especialmente aquellos proyectos que abordan la transformación patrimonial con la sensibilidad de quien no desea dejar huella agresiva de su paso, moviéndose en el terreno impreciso que separa la inmutabilidad del museo y la versatilidad de lo utilitario, y fundiendo pasado con presente en un tiempo compartido.

Luis Fernández-Galiano

Patrimonio industrial, editorial de Arquitectura Viva 182 (2006), por Luis Fernández-Galiano

Vía Arquitectura Viva.


© Arquitectura Viva.

Inmersos en la Tercera Revolución Industrial, necesitamos no olvidar la Segunda y la Primera. En el tránsito entre los siglos XVIII y XIX, Europa fue teatro de una colosal mutación técnica y social, la mayor experimentada por la humanidad desde el Neolítico, que condujo desde una economía agrícola y rural a otra industrial y urbana, impulsada por el carbón, la máquina de vapor y el ferrocarril, y a esta transformación hemos convenido en llamar Primera Revolución Industrial. El siguiente cambio radical tendría lugar en la coyuntura entre los siglos XIX y XX, afectaría a un ámbito geográfico mucho más amplio, y de nuevo modificaría la estructura económica y la vida cotidiana bajo el impacto del petróleo, la electricidad y el automóvil, vectores de la denominada Segunda Revolución Industrial. Hoy estamos viviendo una nueva mudanza, gestada a caballo de los siglos XX y XXI, y basada en el doble pilar de las energías renovables y los medios y herramientas digitales, otra transformación histórica para la que se ha acuñado el nombre de Tercera Revolución Industrial, término que emplea el Parlamento Europeo y que el escritor y activista Jeremy Rifkin describe como la combinación de Internet, la electricidad verde y la impresión 3-D con la conocida como ‘economía distribuida’, una forma sostenible de capitalismo que se describe como la organización en red de empresas pequeñas y medias, y que parece ser más eficaz para estimular la innovación que la economía centralizada o la descentralizada inconexa.

El patrimonio industrial es una herramienta material para recordar las mutaciones históricas que nos han hecho lo que somos, y sin cuyo concurso las transformaciones técnicas, económicas y sociales resultan ininteligibles. Al mismo tiempo, los edificios y paisajes que fueron producto y escenario de ese cambio son valiosas estructuras físicas y territoriales donde se acumulan los materiales, la energía y el esfuerzo humano que los hizo posibles, por lo que su conservación o reciclaje para nuevos usos no es sino un razonable imperativo ecológico. Depósitos de la memoria colectiva, y depósitos también de trabajo y talento, los restos construidos de las revoluciones industriales merecen conservarse como parte esencial de nuestro patrimonio mental y material. Pero al igual que la memoria de los hechos más trágicos de nuestro pasado común debe templarse por una voluntad de reconciliación que exige la amnistía de la amnesia, la memoria de los logros más sobresalientes de nuestra historia técnica e industrial no debe excluir prescindir de ellos cuando su pervivencia física constriñe las transformaciones exigidas por el cambio social, evitando el síndrome de ‘Funes el memorioso’, el personaje de Borges cuya infinita capacidad de recordar condena a la inmovilidad. Discriminar entre lo que merece recordarse y lo que puede olvidarse, entre lo que debe conservarse y lo que puede desaparecer, es una tarea difícil y arriesgada, pero también un desafío imprescindible para las sociedades de la Tercera Revolución Industrial.

Luis Fernández-Galiano

Millonarios proyectos para mejorar la costa de la Región de Antofagasta

Una noticia un poco críptica publicada por La Estrella del Loa.



El Convenio [¿?] consiste, básicamente, en ejecutar un total de 20 iniciativas de las cuales siete se encuentran en la comuna de Antofagasta, tres en la comuna de Tocopilla, ocho en la comuna de Taltal y dos en la comuna de Mejillones. Considerando construcción de playas artificiales, mejoramiento de balnearios, mejoramiento de bordes costeros, reposición de caletas y restauración de muelles.

Lo anterior será financiado con recursos sectoriales y del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), demandando un total de $66.023.319, lo que se traducen en: $49.196.319 provenientes del MOP (70%) y $19.827.000 FNDR (30%).

Entre los proyectos figuran: Mejoramiento Balneario Juan López, reposición caleta de pescadores de Antofagasta, mejoramiento borde costero sector Piedra el Camello de Tocopilla, mejoramiento playa Cifuncho de Taltal, mejoramiento Punta Rieles - Playa Blanca de Mejillones entre otras iniciativas.

El universo de iniciativas ha sido concebido y desarrollado desde el año 2014 [¿?] con las autoridades.

Nieve y bajas temperaturas en Calama y poblados del interior (El Mercurio de Antofagasta 8 de junio de 2017.

Una noticia sobre el fenómeno climático de la semana pasada publicada por El Mercurio de Antofagasta.



COMUNAS. Fenómeno climático causó aguacero que duró cinco horas en la capital loína. En Taltal no hubo mayores problemas por precipitaciones.

La comuna de Calama también soportó los embates del frente mal tiempo con una persistente lluvia que comenzó ayer en horas de la madrugada. Sin embargo, el agua no fue lo que causó más sorpresas a los loínos, sino la intensa nevazón en distintos puntos de la provincia.

Las precipitaciones llegaron a 2,5 mm., la mitad de un año normal en la capital de El Loa (5 mm.) y duraron cerca de cinco horas.


Ruta Calama-San Pedro de Atacama. © El Mercurio de Antofagasta.

Aparte del cierre de la ruta Calama-San Pedro de Atacama por nieve, los poblados del interior también amanecieron cubiertos por una capa blanca producto de las bajas temperaturas que bordearon los cero grados.

Carabineros realizó un recorrido por los alrededores de San Pedro de Atacama, pero no constató mayores problemas entre los lugareños.

En Tocopilla, a pesar de que las lluvias fueron bastante menores, se registraron cinco albergados. Todos pertenecen a una familia que sufrió la rotura de su techumbre. Según explicó el gobernador de la provincia de Tocopilla, Sergio Carvajal, el techo de la casa de esta familia cedió cuando uno de los miembros estaba intentando cubrirlo con un nylon.


Imagen del poblado de Socaire. © El Mercurio de Antofagasta.

Los afectados fueron trasladadas a la Escuela Gabriela Mistral, uno de los dos establecimientos que estaban habilitados en el puerto salitrero para recibir a los posibles damnificados.
Mejillones

El alcalde de Mejillones, Sergio Vega contó que sólo dos personas llegaron al albergue que estaba dispuesto para la emergencia. Agregó que la situación más compleja se vivió la noche del miércoles. Esto, porque se produjo un amago de incendio en las dependencias de la Compañía de Bomberos de Mejillones. "Pero la situación se controló rápidamente", manifestó.

Los colegios tampoco tuvieron problemas importantes. "El sector público fue el que tuvo algunos daños, pero leves", manifestó.

También contó que durante la emergencia se registraron cortes de luz y dos calles anegadas: la intersección de San Martín con Las Eras y la avenida O'Higgins (sector del Estadio Municipal).
Taltal

El alcalde de Taltal, Sergio Orellana, explicó que en su comuna no se registraron damnificados como en ocasiones anteriores, debido a que llovió mucho menos que en Antofagasta (alrededor de 4 milímetros de agua caída hasta el mediodía de ayer). "Habíamos tomado resguardos con petriles para encauzar el agua y entregamos nylon antes de que se produjera el evento, pero no nos tocó la peor parte del frente". Por lo anterior, hoy podrían retomarse las clases.

Sierra Gorda tampoco registró problemas y sólo hubo inconvenientes con algunas techumbres. En Baquedano fueron albergados cinco residentes de la localidad por problemas en sus casas.


Imagen del poblado de Ayquina. © El Mercurio de Antofagasta.

En septiembre estarían terminadas las obras del Paseo Ramírez de Calama


© Fotografía Claudio Galeno, junio 2017.

Vía Soy Calama.

Por Katherine Jofré

Ayer El municipio indicó que solo faltan 90 días para que este espacio público sea entregado a la comunidad. Actualmente se trabaja en mejoras al diseño original.

Si bien, ya muchos pueden transitar por el Paseo peatonal Ramírez de Calama, las obras aún no están listas, ya que el proyecto sufrió mejoras considerables al diseño original. Por lo tanto, este espacio junto con la Plaza 23 de Marzo serán entregadas de forma oficial a la comunidad en septiembre.

"En definitiva, dentro de 90 días más podríamos entregar el proyecto de plaza 23 Marzo y paseo Ramírez en óptimas condiciones", aseveró el jefe de Secplac, Tomislav Defilippis.

En cuanto a plazos, explicó que el proceso de reevaluación del proyecto para mejorar el paseo durará del orden de 20 días, etapa que el municipio debe hacer ante el gobierno regional para obtener los fondos. Luego de ello vendría la etapa de ejecución, la que según estimaciones del secretario de planificación, deberían durar alrededor de 60 días. Es así como en septiembre, podrían inaugurar todo el proyecto.

Tanto el paseo Ramírez como la plaza 23 de Marzo fueron concebidas como proyectos esenciales para Calama, es por ello que tuvo un financiamiento de más de $5 mil 800 millones, dineros que fueron entregados vía Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

6.6.17

Presentan “La Ruta del Graffiti” en Antofagasta

Vía CNCA.

Muestra financiada mediante el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, Fondart Regional, convocatoria 2016, relevará el trabajo de graffiteros locales.

El graffiti ha ganado un terreno importante en todo el mundo y Antofagasta no ha sido la excepción. Algunos de sus sectores son verdaderas galerías al aire libre, donde se puede apreciar este tipo de expresión artística callejera, vinculada a la realidad social del territorio donde está inserta.

Es por ello que el próximo martes 6 de junio, a las 12:00 horas, en la Sala de Arte del Edificio Comunitario de Fundación Minera Escondida, se llevará a cabo la inauguración de la muestra “La Ruta del Graffiti”, fruto del trabajo de un grupo de profesionales que relevan el quehacer creativo de más de 30 graffiteros locales y que a través de un recorrido fotográfico nos acercan a este interesante lenguaje.

La propuesta de este equipo de trabajo compuesto por Sebastián Prieto (OVNIE), Jahir Jorquera y Pablo López, nos plantea 3 sectores de la ciudad donde se concentra la mayor densidad de graffitis: sur (Coviefi / Hospital Regional), centro (21 de mayo / Calle Iquique) y norte (Salvador Allende / Oscar Bonilla), los cuales construyen La Ruta del Graffiti de Antofagasta.

Esta exposición, presentada por Balmaceda Arte Joven (BAJ), sede Antofagasta y Fundación Minera Escondida (FME), es financiada por el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, Fondart Regional 2016.

“El principal objetivo de la Ruta del Graffiti, es destacar el trabajo realizado por artistas que han instalado en el espacio público de nuestra ciudad, un lugar donde compartir con el transeúnte sus creaciones”, comentó Jorge Wittwer, Director Regional de BAJ Antofagasta.

La muestra estará disponible en la Sala de Arte del Edificio Comunitario de Fundación Minera Escondida hasta el 7 de julio; y como ya es habitual, los establecimientos educacionales podrán disfrutar de visitas guiadas de esta exposición, previa inscripción.

“Para Fundación Minera Escondida es muy importante poder vincular el arte a nuestros públicos de interés como son los estudiantes y las escuelas. Creemos que los niños y jóvenes se pueden conectar con las artes visuales, a través de expresiones artísticas urbanas, como lo que representan estos graffitis”, destacó el Director Ejecutivo de FME, José Antonio Díaz.

Para mayores informaciones o coordinar visitas guiadas, puede escribir al correo electrónico sala.arte@fundacionescondida.cl o comunicarse al teléfono 55 2 932386. La exposición puede visitarse de lunes a viernes, de 10:00 a 13:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas.